Formación

La formación debe considerarse como un elemento fundamental a la hora de conseguir una correcta y satisfactoria implementación del plan de prevención.

Empleados y directivos conocerán en todo momento los procedimientos a seguir, de igual manera que la compañía estará al tanto del nivel de cumplimiento del citado plan.

La transcendencia que puede conllevar la falta de diligencia por ambos colectivos, obliga a establecer planes de formación al objeto de minimizar los riesgos que puedan surgir por la comisión de algún tipo de delito, de los mencionados en el artículo 31.bis del código penal.