Empresa Patrimonial

El patrimonio Familiar no está exento de riesgo con sólo administrarlo bajo una forma jurídica como puede ser una sociedad, es más, está doblemente expuesta. Por un lado, los conflictos internos familiares exentos de un protocolo familiar claro y ejecutable; y por otro, factores externos como son los incumplimientos normativos legales, bien cometidos por empleados o terceros, como son los proveedores.

Las herramientas que las familias deben aplicar en la Gestión Patrimonial, con el objetivo de tener una protección eficaz y segura son:

  • Delimitación de los riesgos a los que puede estar expuesto cada patrimonio
  • Desarrollo de un plan de prevención que incluya protocolos de actuación y códigos de conducta
  • El continuo seguimiento, control y  asesoramiento objetivo, profesional e independiente
  • La implantación de medidas correctivas así como la concienciación, mediante la formación, de los familiares afectos a este patrimonio.

Las ventajas financieras y fiscales de mantener el patrimonio familiar bajo una empresa patrimonial desaparecen sin el debido cumplimiento de las leyes que las rigen y la normativa aplicable a las mismas, con consecuencias económicas y personales.