Compliance

También conocido como cumplimiento normativo, adquirió mayor relevancia tras la reforma del código penal de 2010, donde se introdujo la regulación de la responsabilidad penal de la persona jurídica.

La función de compliance gana relevancia en el actual entorno globalizado e hiperregulado, obligando a las empresas a extremar el cumplimiento sobre este complejo y diverso marco regulatorio.

Una adecuada política de prevención y control, será fundamental si queremos evitar exponernos a cualquier tipo de responsabilidad penal, según nos indica la normativa penal vigente.